El Gobierno prorroga el Fondo Social de Viviendas hasta enero de 2019

El Fondo Social de Viviendas (FSV), parte de las medidas puestas en marcha por el Gobierno en 2012 para paliar el problema de los desahucios -junto con el Código de Buenas Prácticas y la moratoria de ejecuciones hipotecarias-, se ha prorrogado hasta el 17 de enero de 2019. El Ministerio de Economía destaca que se trata de la cuarta prórroga de esta iniciativa, que se puso en marcha en enero de 2013 con 6.000 viviendas aportadas por las entidades financieras para dar acceso a familias vulnerables mediante alquileres reducidos, de entre 150 y 400 euros al mes.

De este conjunto de medidas, indica un comunicado de Economía, se han beneficiado hasta ahora casi 90.000 familias, y gracias a ello y a la recuperación económica, se ha producido un descenso del 84 % en el número de ejecuciones hipotecarias en el tercer trimestre de 2017, respecto del momento más álgido, en el segundo trimestre de 2014.

Al Fondo Social de Vivienda pueden acceder las personas físicas que hayan perdido la vivienda habitual con posterioridad al 31 de diciembre de 2007, y que en el momento de la solicitud cuenten con ingresos no superiores a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (7.519,59 euros al año en 14 pagas), y no dispongan de otra vivienda en propiedad o en usufructo.

También deberán cumplir otra serie de requisitos, como tener hijos menores de edad, contar con algún miembro en situación de desempleo, víctimas de violencia de género o personas en situación de dependencia o con discapacidad, entre otras. La prórroga ha sido acordada por el Ministerio de Economía junto con los de Fomento y Sanidad, así como por la Plataforma del Tercer Sector, el Banco de España y las asociaciones bancarias.

El FSV dispone de casi 9.900 viviendas, sobre las cuales hasta septiembre del pasado año se han realizado más de 9.500 contratos de alquiler.

No se admiten más comentarios